Maximizando la eficiencia en la reposición de fósforo en el suelo mediante el análisis de mapas de rendimiento de soja

Reposición de fósforo en el suelo mediante el análisis de mapas de rendimiento de soja
Reposición de fósforo en el suelo mediante el análisis de mapas de rendimiento de soja

El contenido de fósforo en el suelo argentino ha experimentado cambios significativos a lo largo de las décadas. La intensificación de la agricultura ha influido en esta dinámica, pasando de agotar los niveles de fósforo a reconocer su importancia para la fertilidad y la productividad del suelo.

En este contexto, el análisis de mapas de rendimiento de soja, generados por cosechadoras equipadas con tecnología de mapeo, se presenta como una herramienta clave. Dada la naturaleza extensiva de la producción de soja en Argentina y su alta extracción de fósforo, este cultivo se convierte en un caso relevante para la optimización de la reposición de nutrientes en el suelo. La soja, cosechada con una humedad del 13.5%, puede extraer aproximadamente 5 unidades de fósforo por tonelada de grano producida, lo que destaca su impacto en el balance de nutrientes del suelo. Al conocer la cantidad extraída en cada parte del lote, podemos reponer exactamente lo que nos llevamos ese año en cada una de las zonas de manejo del mismo.

Importancia de los Valores de Fósforo en el Suelo para la Producción

Los valores de fósforo en el suelo son cruciales para la producción agrícola. Este nutriente desempeña un papel fundamental en numerosos procesos metabólicos y de crecimiento de los cultivos. Una cantidad adecuada de fósforo en el suelo es esencial para el desarrollo de raíces, la formación de flores y frutos, y la transferencia de energía en forma de ATP (adenosín trifosfato), que es esencial para el crecimiento y la reproducción de los cultivos.

Cuando los niveles de fósforo son insuficientes, los cultivos muestran una serie de síntomas, que incluyen un crecimiento raquítico, un desarrollo deficiente de las raíces, una floración reducida y, en última instancia, una disminución en el rendimiento del cultivo.

En este contexto, es crucial considerar la reposición de fósforo en el suelo como una práctica de manejo esencial.

Reponer anualmente la cantidad de fósforo que los cultivos extraen a través de los granos es una estrategia eficiente y rentable. Esta reposición constante ayuda a mantener los niveles de fósforo en un rango óptimo para el crecimiento de los cultivos, asegurando un rendimiento consistente y una mayor rentabilidad a lo largo del tiempo.

Por el contrario, recuperar niveles muy bajos de fósforo en el suelo puede ser un proceso costoso y complicado. La aplicación de grandes cantidades de fertilizantes fosforados para corregir una deficiencia severa no solo implica altos costos, sino que también puede tener impactos negativos en el medio ambiente, como la contaminación del agua. Por lo tanto, prevenir la deficiencia de fósforo mediante la reposición anual es una estrategia más sostenible y económicamente viable para los productores.

En resumen, los mapas de rendimiento son herramientas poderosas para la gestión de la fertilización. Permiten una aplicación más precisa y eficiente de los fertilizantes, ayudando a los productores a maximizar el rendimiento de sus cultivos y optimizar el uso de los recursos. Estas prácticas basadas en datos están revolucionando la forma en que se maneja la fertilización en la agricultura moderna, llevando a sistemas más sostenibles y rentables.

AGDI-Clara-Barrionuevo

Ing. Agr. Clara Barrionuevo
Equipo AGDI Agroeficiencia

Facebook
Twitter
LinkedIn
Threads
×